viernes, 15 de junio de 2012

Jubileo de color


La revista Vogue del Reino Unido ha hecho un extraordinario trabajo de investigación y análisis del color del vestuario de Su Majestad la Reina Elizabeth II.
En el estudio se hace referencia a los colores, estampados y los porcentajes de uso que más ha llevado en los últimos 12 meses.

Un trabajo excepcional de la revista Vogue UK

Aunque no sabemos si la elección del colorido se debe a su gusto personal o al consejo de una asesora, podemos afirmar que dentro de su paleta de colores fríos, prefiere los azules.


Cambios naturales en la pigmetación

A través de las décadas, su coloración genética ha pasado de ser Clara a Fría, como se puede apreciar en su cabello (de castaño a blanco), sus ojos (de azul intenso a pálido) y su piel más rosada.

Un cambio habitual en todas las personas a medida que se avanza en el camino de la vida, y razón por la que es aconsejable revisar la paleta de colores periódicamente.

En el verano de su Jubileo se llevan colores intensos, vivos, brillantes que ella  sabe llevar como nadie a cualquier edad.


The Diamond Jubilee Colour Guide limited edition

También se suman a la celebración Pantone y Leo Burnett London. 
Ambos se han unido para realizar una guía de los colores de la Reina en edición limitada.
Esta guía  se ha codificado con las referencias de Pantone, se citan la fecha y la ocasión en que su Majestad lo ha llevado y Leatrice Eiseman comenta los atributos de algunas de las referencias incluidas en la selección.

Puedes ver el informe en: 


sábado, 9 de junio de 2012

Rojo Botín


Teníamos  el rojo Valentino, el rojo Louboutin, el rouge Noire de Chanel y ahora tenemos el rojo Botín.

Emilio Botín en el hotel a la llegada del Rey

No es habitual ver a un banquero vestido con ropa informal, ni deportiva o llevando colores impactantes; impensable también coincidir con el Rey vestido de esa guisa, pero esta semana los medios de comunicación y las redes sociales se rindieron ante la imagen irreverente de don Emilio, que rompió estereotipos y prejuicios.

A través del color ha hecho gala de su poder, pasión, autoconfianza, liderazgo, extroversión, contundencia, atributos todos a los que sus discursos y declaraciones ya nos tienen acostumbrados. 

Mediante su vestuario de ir por casa, su forma sencilla y campechana de gestionar el error de vestir inadecuadamente en presencia del Rey, su imagen se humanizó y ganó simpatías.



Bienvenida en Brasil

Comparado con toda clase de personajes, desde Catalina de Cambridge hasta un fan de “la roja”, Emilio Botín levantó pasiones y adhesiones convirtiéndose en el ”jefe”, el “patrón”,  #trending topic y celebrity del día.

La familia Botín gestiona entidades financieras desde hace generaciones, pero el presidente del Santander ha demostrado tener un caracter visionario, audaz, y mediático más propio de un emprendedor, que quiere dejar su marca personal en lo que hace, que de un banquero prudente y conservador por naturaleza.



Ayudando a Luca Cordero di Montezemolo, presidente de Ferrari

Rojo corporativo, porque siempre lleva una prenda del color que distingue a su banco frente a la competencia, y además, la comparte con sus trabajadores, socios o patrocinios.

Llegando a La Moncloa

Por cierto, el modelo de sus Puma edición especial Ferrari,  marca que viste a la escudería, son lo más buscado en calzado deportivo. Incluso, el periódico económico Cinco Días le dedica un artículo.


viernes, 1 de junio de 2012

Pastora Soler vestida para no ganar

El arte de saber vestir es un lenguaje complejo.


Así como en el lenguaje escrito hay reglas como la ortografía, gramática y sintaxis que nos ayudan a expresarnos con claridad y precisión, en el vestir hay prendas, complementos, peinados y otros elementos, que requieren una técnica de composición para elaborar un discurso convincente.


Cañavate, su diseñador de confianza firma el modelo

Cuando Pastora Soler subió al escenario, el comentario más repetido en las redes sociales fue “Parece una diosa griega”. Así es, pero ¿No representaba a España?
El modelo en cuestión era más adecuado para la alfombra roja que para una gala en representación de un estado (que no era Grecia).

Desde los días de Mademoiselle Chanel, en moda se repite hasta el cansancio la norma del “menos es más”. Una gran verdad.

El vestido, excesivo y pretencioso, incluía bandas superpuestas en el corpiño, bordado con pedrería en la cintura, drapeado en la falda de gran abertura lateral, espalda desnuda, foulard en el hombro prolongándose en forma de cola y transparencias. 
¿Quedaba algo por añadir?

La actuación de Pastora Soler en una imagen de 360º

El color contribuyó a desdibujar su presencia. 
La iluminación del Crystal Hall difuminaba el tono convirtiéndolo en “clarito”, indefinido, mientras la luz resaltaba la zona que a ninguna mujer le gusta destacar (excepto Jennifer López): las caderas, y los planos finales a contraluz desvelaron unas formas que no la favorecían en absoluto.

Sin embargo, uno de los mayores errores estaba en el peinado
Sin tener en cuenta ni la fisonomía ni la personalidad de la cantante, el recogido era la opción menos recomendable. 
Naturalmente, su melena roja y poderosa era el marco adecuado para acompañar su espectacular interpretación.

Uno de los estilismos previos a la gala

Mucho más acertados los estilismos que se usaron para la promoción. 

Es una verdadera vergüenza que con la cantidad de asesores de imagen y profesionales muy cualificados que tenemos en el país, se confíe la puesta en escena a personas que no tienen ni criterio ni formación adecuadas, aunque estén llenos de buenas intenciones.