jueves, 28 de noviembre de 2013

8 mitos falsos sobre vestir de Negro

El mito de que el negro "siempre es estiloso, adelgaza y además todo tipo de complementos combinan bien” es un argumento comercial muy efectivo aunque falso, o al menos lo es para hombres y mujeres. En realidad el negro queda bien a muy pocas personas, veámos por qué:

Aunque lo creó Chanel, el de Givenchy es el icono

#1. El negro no puede quedar bien en la piel de casi nadie, básicamente, por que no forma parte de la coloración humana natural, puesto que ésta no llega a una gama tan oscura. El negro está fuera de esta escala, fuera de armonía.

#2. El mito del adelgazamiento también es propaganda. El negro no adelgaza a menos que esa oscuridad ya exista en la pigmentación natural para equilibrar y contextualizar. Un volumen negro se ve más grande. En la parte inferior del cuerpo, el negro parece pesado, aparatoso, gordo, borroso. Usado en la parte superior del cuerpo, los hombros parecen más anchos y la cabeza más pequeña, es decir, parece débil, especialmente en los hombres, ya que las mujeres suelen equilibrarlo con volumen en el cabello.
En un video, donde la escala y la proporción del cuerpo se pueden distorsionar en relación con el entorno, este efecto se hace particularmente evidente, incluso en una pequeña foto, un perfil de Facebook o un retrato.

Coros, orquestas, dependientas o guardaespaldas resultan anónimos 

#3. El negro es tan pesado, oscuro y frío que hace desaparecer mucha gente parece completamente. El negro es un vacío y lo recrea. La atención de la gente rebasa y nos supera, nos volvemos anónimos e inexpresivos. Ya es complicado hacerse notar para caer en el anonimato gracias al color de nuestro vestuario.

#4. El negro cambia el tono de la piel a muchas personas volviéndolo grisáceo, verdoso, rojizo o azulado e incluso varios tonos al mismo tiempo. Por ejemplo: ojeras más grises, nariz rojiza y mentón azulado, rebajando el aspecto saludable de la persona. Aumenta los brillos en la piel, lo que se interpreta como sudoroso y ansioso, lo que equivale a tener problemas de salud, o resaltar la necesidad de un afeitado, algo muy facil de corregir con los colores adecuados.

Rachel Weiss rejuvenece cuando el color sueviza sus rasgos

#5. A menudo el negro hacer envejecer. La huella del tiempo y la autoridad aumenta con la edad tanto en los hombres como en las mujeres, pero hay otras maneras de envejecer que parecer cansado o demacrado. No hay forma más rápida de parecer viejo y débil que sumergir los ojos en abultadas bolsas, gracias al efecto del negro.

#6. El negro promueve la sensación de ser severo y parecer distante, lo opuesto de colaborador, mentor, guía o formador. El rostro encima del negro dice “soy brusco, malhumorado e insensible.” La ropa comunica, cuenta nuestra historia en apenas 20 segundos. En el mundo del cine y el arte, los villanos siempre son oscuros y van de negro. Vale la pena que nuestro mensaje sea claro en todas las formas posibles, en tanto es la expresión de nuestras intenciones.

Le Chifre es el supervillano en la daga James Bond

#7. El negro total es aburrido, forzado, monótono y por tanto transmite falta de imaginación y creatividad, simpleza. Elegir una combinación de colores que transmita un estado de ánimo positivo es lo que dará una proyección mucho más exitosa a nuestra imagen.

#8. El negro distorsiona. Puede hacer que un tejido parezca más caro de lo que realmente es, pero también suele pasar lo contrario. Una elección cara puede parecer barata. El color es inherente a la juventud y la expresividad. Ciruela oscuro, café oscuro, gris suave como la base de una nuble que el sol ilumina por encima, verde azulado o azul azafata no reduce la sensación de profesionalidad. Son visualmente atractivos y de la mejor manera posible. A los que estamos en un auditorio nos ENCANTA ver eso. Nos sentimos más cuidados y nos sentimos amigos, demuestra que el ponente se ha preocupado por nuestro bienestar.


sábado, 23 de noviembre de 2013

3 lecciones para aprender de #JFKennedy


Cuando el senador John Kennedy aceptó la candidura a presidente de los Estados Unidos, una de las primeras decisiones que tomó junto a su equipo fue la de contratar a un gabinete de relaciones públicas. Por primera vez en la historia de las elecciones norteamericanas, la estrategia de imagen y comunicación se convirtió en uno de los pilares de la campaña.


Su padre, Joseph Kennedy, dirigía 3 estudios de producción en Los Ángeles que se dedicaban a transformar la imagen pública de sus empleados mediante la máquina de los sueños de Hollywood. Convertía a desconocidos en estrellas de la gran pantalla. Acompañando a su padre, John cultivó relaciones con celebrities de la época, como Olivia de Havilland, Peter Lawford y su amigo Frank Sinatra. Todos ellos le dieron lecciones de comunicación para el nuevo formato publicitario que empezaba a ponerse de moda en la política americana de final de los 50s.

En 1960, la productora de Jack Denove recibió el encargo de realizar anuncios y programas para promocionarle. Denove filmó todos los discursos y apariciones públicas de Kennedy y diseñó formatos de 15 y 30 minutos en los que se trataban los temas de mayor interés para el electorado: problemas sociales, seguro médico para la tercera edad o la recuperación del prestigio del país, mermado después de la segunda guerra mundial.

¿Qúe podemos aprender de JFK?

#1. Tus debilidades son tus fortalezas 
El ex-presidente Truman (*), último presidente Demócrata de la época, le criticó por ser "católico, demasiado joven y sin ninguna experiencia", entre otras cosas. La respuesta llegó a los pocos días en un programa de televisión en directo, con cierto aire de duelo estilo western, una puesta en escena impecable, en la que JFK se presentó (**) como un candidato que no era favorito pero que representaba a la generación emergente, su #newfrontier o estado nuevo como decía su slogan de campaña; refutó punto por punto las críticas recibidas. Y ganó las elecciones.
Esta situación tiene una gran vigencia en la era de internet y las redes sociales, en que nadie escapa a la exposición permanente y resulta fundamental transformar los obstáculos y las críticas en oportunidades para darnos a conocer.

#2. Cuenta historias convincentes
John F. Kennedy creó historias convincentes en todas sus apariciones, lo que reforzó su imagen de joven héroe de post-guerra que luchaba por un nuevo estado de cosas para una generación nueva.
Explicó la situación de crisis del momento comparándola con la hora de la verdad y la presentó evocando la conquista del Lejano Oeste, entusiasmando a las masas, que veía este género de películas en casa a todas horas.
Contar historias es una forma amena y directa de transmitir valores y emociones; mediante la presentación de situaciones imaginativas se ve a dónde pueden llevarnos nuestras acciones y decisiones, prudentes o imprudentes. Una comunicación clara es el primer paso para generar confianza y pedir ayuda cuando se necesite.

#3. Muéstrate tranquilo y sonríe
Durante el famoso primer debate televisado de la historia contra Richard Nixon (***), se mostró relajado, moderado y hasta bronceado, en oposición a un Nixon ansioso, sudoroso y cansado. El resto es historia.
Se le comparó con James Dean por su aire tranquilo, desapegado, siempre sonriente y hasta con un punto de rebeldía.


Antes de llegar al plató, el aparato cinematográfico se había puesto a trabajar en la cuidada selección de la imagen para las cámaras: traje azul marino de un solo botón para estilizar y destacar su presencia, camisa azul pálido para suavizar los brillos y reflejos de los focos, sobria elegancia en el calzado con calcetines negros prolongando su figura. Su lenguaje corporal también estaba en sintonía con toda su actidud relajada, parecía gusto en esa situación.


El equipo de Nixon, en cambio, no estaba preparado para este formato. El traje grisáceo cerrado por 3 botones le refundía con el fondo del plató y cuando estaba sentado le formaba incómodos pliegues alrededor del abdomen, la camisa blanca bajo los focos aumentó todas las líneas de expresión, ojeras, barba creciente y el sudor, su mayor enemigo en aquel momento. Su postura nerviosa, con las piernas que parecían estar en la salida de una maratón, declamaba que no quería estar allí. Mucho se ha dicho de este debate, incluso que el maquillador de Nixon era un demócrata que se esmeró en acentuar sus defectos.
Nuevamente, Kennedy ganó.

Hagamos caso a las lecciones de J.F. Kennedy: proteger nuestra imagen y reputación, sacar lo mejor de todas nuestras intervenciones públicas tanto si las planificamos como si no, y actuar con moderación y atención a los detalles.


(*) Alegato de H.Truman  http://www.youtube.com/watch?v=y49FJYbjA4I
(**) Respuesta de J.F. Kennedy http://www.youtube.com/watch?v=2B5WmdWGJco
(***) Primer debate Nixon-Kennedy  http://www.youtube.com/watch?v=KgV7muq3o3Q

jueves, 21 de noviembre de 2013

#Selfie, la palabra del año 2013


Aunque en España no podemos presumir de competencias idiomáticas, lo cierto es que nos encanta incorporar palabras en otros idiomas, especialmente en inglés.
Esta semana hemos conocido que SELFIE, el término utilizado popularmente para describir una foto tomada por uno mismo, ha sido la ganadora como palabra del año 2013 por el Diccionario Oxford.

Primer Ministro con Voluntaria en los Juegos Olímpicos de Londres

Los investigadores del prestigioso diccionario indican que selfie incrementó su uso en un 17.000 por ciento en el último año y uno de sus miembros ha declarado que "... la decisión fue unánime, con muy poca discusión. Algo bastante inusual."

La #selfie del Papa Francisco fue trending topic en redes sociales

El término apareción en un foro australiano en 2002 pero no ha sido hasta 2012 en que su uso ha crecido de manera espectacular, e incluso ha derivado en otros términos más específicos dependiendo del tipo de auto-foto: "legsie" para las piernas,  "belfie" para el trasero, "helfie" para el peinado, etc.
Hay selfies para todos: políticos, religiosos, jóvenes o maduros, famosos o anónimos.


Meryl y Hilary en una cena en Washington
La palabra aún no se ha incorporado al Diccionario de inglés de Oxford pero se la está considerando como candidata para una futura inclusión.

"Showrooming" también fue candidata en este concurso, pero no pudo ganar la partida.

jueves, 14 de noviembre de 2013

1er traje a medida blindado

La empresa canadiense  Garrison Bespoke ha desarrollado el primer traje de 3 piezas a medida blindado. 
El propiertario de la firma, Michael Nguyen, ha patentado un tejido que es delgado, flexible y un 50% más ligero que el Kevlar (material utilizado en la prueba de balas). 

Traje de 3 piezas. Foto:  Thomas Zickell

Todo el juego actúa como un escudo, con 6 finas capas de tejido capilarizadas por nanotubos trabajando para bloquear la fuerza de cortes o impactos de proyectiles. El traje a prueba de balas a medida de Garrison Bespoke se ha creado para cumplir con las 3 expectativas más importantes de la clientela:  en primer lugar, ser moderno y con estilo. En segundo lugar, ser ligero y cómodo. Y finalmente, ser fiable y seguro
  
Sesión de pruebas. Foto: AP
El equipo cuesta $20,450  y  por increíble que parezca, se ve y se siente igual que un traje hecho a la medida normal, pero que va a proteger los órganos vitales del portador igual que un chaleco antibalas.
"Nos hemos inspirado en crear el traje perfecto para James Bond" comenta David Tran, el director de Proyectos Especiales de Garrison Bespoke.

   

Después de poner el traje a prueba, parece que se han cubierto todas las expectativas.