jueves, 20 de noviembre de 2014

Shopping 100% masculino

Una iniciativa nacida en 1998 y promovida pacientemente por Umberto Angeloni verá la luz, por fin, el próximo 17 de enero de 2015, fecha de inicio de la Semana de la Moda masculina de Milán, cuando la vía Gesù se transformará en una calle completamente dedicada al shopping masculino, y que permitirá a los hombres encontrar en un solo lugar sus “servicios y accesorios de lujo predilectos”.

La selecta Via Gezù en el corazón de Milán

Entre las marcas presentes en Via Gesù se encuentran: seis marcas de lujo masculino:  Luciano Barbera, Brioni, Caruso, Kiton, Stefano Ricci y Zilli; tres artesanos del calzado: Barrett, Doucal’s y SilvanoLattanzi; el taller-biblioteca de la marca para hombres Uman que dirije Angeloni, promotor del proyecto; los dos históricos talleres de alta costura Tindaro De Luca y Mariano Rubinacci; la casa de moda Versace; las dos boutiques multimarca símbolo de la elegancia milanesa Doriani y Tincati; el especialista napolitano en camisas Barba; las fragancias de Acqua di Parma; y el distribuidor de relojes Salvati.

Umberto Angeloni en la portada de Fashiontrenddigest.com

Para Umberto Angelini la “Via Gesù es mucho más que Savile Row.”  Se trata de una calle selecta, discreta y con habitantes que forman parte de la vida cotidiana de la ciudad.

¡Todo un lujo!

jueves, 13 de noviembre de 2014

Obama y su chicle la lían parda

Aunque desde hace tiempo que se conoce que Barack Obama intenta conbatir la adicción al tabaco con los chicles Nicorette, este tratamiento le está causado habituales disgustos en el plano diplomático debido a que se le ve mascando en todo momento.





Sin embargo, no fue el chicle el único incidente: también llegó en su propia limusina, en lugar de usar la que facilitó el gobierno, aumentando la sensacion de arrogancia y desprecio por su anfirion.

Las redes sociales se encendieron con comentarios negativos, ya que desde que se iniciaron los preparativos de la cumbre de la APEC, las autoridades chinas habían dado instrucciones a la población para que suavizaran algunas de sus costumbres poco urbanas a ojos de tan ilustres visitantes internacionales.

Si ponemos en práctica un poco de empatía, en lugar de criticar sin más, os pregunto ¿cómo podemos ayudarle si fuera nuestro cliente? Si alguien ha pasado por esto antes ¿como lo ha resuelto?